Mi Entusiasmo

Me gustan los chistes. Mis chistes no son chistosos pero aún así me gusta reírme. Es uno de los muchos malos hábitos que tengo. Yo todavía estoy en proyecto .Dios no ha terminado conmigo todavía. No hay ninguno que sea perfecto.

Hay tantas formas de compartir. Hay tantos medios.Mi entusiasmo para compartir es grande pero mi tiempo es corto. Jamás podré experimentar todo, y nunca seré muy experto en ninguno de los medios disponibles para compartir con los demás. Está bien. ¿Porque hacerme experto en cualquier medio si no es para compartir cosas buenas?

Mi entusiasmo puede ser un problema. A veces los demás no comparten el mismo entusiasmo que siento yo.Pero aquí estoy y puede que no sea yo una moneda de oro para caerle bien a todo el mundo pero si le caigo bien a uno solo con buenas noticias entonces ¡aquí estoy!

Yo no soy para todo el mundo pero al que sirvo sí lo ES! Yo le pido al que sirvo que me use para ayudar a los demás en su viaje por este lugar hacia Él. Esto no termina aquí, ¿o sí?

No todo el mundo comparte mi entusiasmo. No todo el mundo comparte los intereses míos. No todo el mundo está de acuerdo con mi punto de vista. Está bien, porque yo no quiero que nadie sea como yo sino como mo Él.

No todo el mundo comparte mi entusiasmo. No todo el mundo comparte mis intereses. No todo el mundo comparte mi punto de vista. Está bien, yo entiendo. Así que ¿porque compartir? ¿Debo compartir? ¿Puedo compartir demasiado?

Yo me acuerdo cuando inauguraron la autopista entre Arraiján y La Chorrera. Yo tenía un carro nuevo y una tronera que sonaba muy bonito. Yo le daba pata a ese carro y el sonido del motor a través de la tronera y la emoción de la velocidad me intoxicaban. ¿Qué estaba yo pensando?

Ahora la autopista está lleno de huecos. ¡Todo el mundo tiene ganas de volar, los carros son más rápidos, y los conductores son más furiosos! ¿Dios, perdóname? ¡Perdónanos!

El autopista y el internet tienen mucho en común: todos los usamos, pero la forma en que los usamos puede poner nuestras vidas en peligro.

Compartir contigo aquí es un privilegio.Yo comparto cosas contigo que no comparto con cualquier otro. ¡Qué suerte tienes! Bueno, aquí estamos y yo quiero leer tus tweets, quiero ver tus videos, escuchar tus podcasts, Y conocer tu punto de vista.

Espero no cansarte con mi entusiasmo y aburrirte con mi punto de vista. Pero, después de todo, yo no soy una moneda de oro para caerle bien a todo el mundo sino para servir a mi mejor Amigo. No quiero negarle ni una vez antes que cante el gallo.